Desde el Estigia y a través del Leteo.

Soy Pepe y estoy aquí, ¿puedes verme? Sólo quiero mirar y hablar un poco, mirando a través del río terrible que es el Estigia, y pasando con cuidado por el Leteo, que en cualquier momento y descuido se comerá todos los recuerdos.

Mi foto
Nombre: Pepe
Ubicación: Ninguna, Región este.

Érase yo, y me perdí, desde entonces vago. Me gusta platicar, me gusta admirar, me gusta contar, y si no hay nada más, vamos a gritar. Si la tranquilidad es adecuada, dormiré, mayor delicia no hay.

jueves

Secretos medrosos.

¿Qué deseas saber Karl?

Con cada día que pasas van surgiendo nuevos pensamientos, con cada día también llegan nuevas oportunidades de charlar, en cada día ocurren infinidad de cosas sin importancia e incluso se digna aparecer algo de trascendencia... cuando menos para tu persona. Es ahí donde comienza tu mundo: en todos esos pequeños o grandes detalles que significan mucho para ti, que llevan algún significado especial. Y... de todo eso... ¿qué dices?

Así comienzan ciertos secretos que quizás fuesen más difíciles de contar que cualquier suceso anterior de tu vida. El que sean tan simples, tan íntimos y, a su manera, tan especiales para ti les hace casi imposibles de compartir. ¿Qué pasará si aquella persona no entiende lo que le estoy contando? ¿Qué tal si no puede ver lo mismo que yo? Tal vez sólo se burlará y mi pequeño detalle quedará reducido a ridículo... ese detalle que era tan especial para mí...

¿Qué tan difícil es decir un secreto?

¿Y cómo surge un secreto?

"No... no se lo diré hoy..."

"No... aún no es el momento adecuado..."

"..."

"No tiene caso ya decirlo..."

"..."

"..."

"Es... mi secreto."

[...]

He encontrado varias personas mientras he vivido, algunas parecen guardar su pasado con un celo impresionante que hace pensar en las más grandes tragedias, o en la infinita desconfianza que le ha dejado su mismo pasado. ¿En verdad es tan grave? "Es una parte de mí, y yo decidiré si lo digo o no" me contestarían. Yo no les podré negar semejante "derecho", aunque no deja de parecerme una mala respuesta y bastante triste... No hay en quien se pueda confiar.

Durante mucho tiempo he hablado más de alguna cosa sin pensar, más de una vez me he dicho lo mismo "¿en realidad tiene tanta importancia que lo cuente?" Y cada vez que revelo un secreto que me atormentaba y veo lo simple e irrelevante, que no se desata tormenta alguna ni similar desastre climático global, puedo decirme "creo que hay razón, no tiene tanta importancia... y ayuda contarlo".

Quitarle importancia, quitar peso, contarlo.

Incluso aquellos pequeños detalles secretos... tiene su cierta alegría contarlos, si hay burla aceptarla con buen humor y reír (hay que aprender a reír de sí mismo), y si son entendidos... es maravilloso.

Nos vemos.

4 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Cuando tienes la seguridad de que el otro estará tan interesado en tus cosas como tu, cuando el secreto es emoción, cuando el compartir no se piensa, PP your in love,o bien tienes una amistad a prueba de crítica.

14:59  
Blogger Nachitaxxx said...

secreto!
son entretenidos, pero dificiles. Dicotomias de vida, algo asi como la vida, un poco

13:10  
Anonymous Anónimo said...

Pues creo que tienes razón, por un lado un secreto si es un tesoro muy especial para las personas que no deseamos compartir, a veces solo con alguien "especial", pero por otro lado también estoy de acuerdo en que no es malo contarlo, te sientes más libre al contarlo pero si pierde ese toque de intimidad.
Por último creo que sí podemos confiar en las personas, pero en ninguna podemos confiar completamente, esa es la diferencia. El chiste de conocer es saber qué puedes contar a quién de esta forma nada es completamente un secreto, pero tampoco le das armas a la otra persona para que te traicione.

22:55  
Anonymous Charly said...

el comentario anterior es mio -->Charly

22:56  

Publicar un comentario

<< Home