Desde el Estigia y a través del Leteo.

Soy Pepe y estoy aquí, ¿puedes verme? Sólo quiero mirar y hablar un poco, mirando a través del río terrible que es el Estigia, y pasando con cuidado por el Leteo, que en cualquier momento y descuido se comerá todos los recuerdos.

Mi foto
Nombre: Pepe
Ubicación: Ninguna, Región este.

Érase yo, y me perdí, desde entonces vago. Me gusta platicar, me gusta admirar, me gusta contar, y si no hay nada más, vamos a gritar. Si la tranquilidad es adecuada, dormiré, mayor delicia no hay.

sábado

Vísperas.

Eliah, Frank, Karl, y a todos y cada uno de los que pasan por aquí:

Un momento de paz, ése es mi deseo para ustedes.

Hacía mucho tiempo, en la que llaman víspera de navidad, se podía ver a un niño que expectante iba de aquí para allá. No sabía qué iba a ocurrir, pero algo grande debía de ser para provocar tal ajetreo. Lo único que aquel niño sabía entre todas las que ignoraba, era la aparición de sus primos, con quienes siempre se divertía. En cuanto a aquel algo más que esperaba, nunca pareció aparecer, y si lo hizo, no pudo el pequeño darse cuenta de ello.

De la misma manera, pasaría víspera tras víspera.

Y siempre al día siguiente, una cierta nostalgia, una cierta sensación melancólica en el silencio sepulcral que el desvelo de comensales había puesto. Un aire de casa en ruinas con el desorden que tan poco quedaba a casas siempre limpias y ordenadas hasta la obsesión.

Y así pasaron muchos años, hasta que para el niño dejó de significar algo aquella fecha que tan importante parecía para todos.

"¿No será que lo que en realidad todos quieren es esa expectación, esa sensación de esperar algo muy importante, será eso?" comenzó a preguntarse aquel niño que hasta ahora... no tiene respuesta.

~o~

Si en otras fechas de esta misma estación, pero de año distinto, habíame sentido desvalido, no creo que alguna se sintiera como la que por ahora paso. Es curioso observar cómo sin tener nada malo encima, puede un sentimiento como éste anidar con tal facilidad en mi ser. Lo he descrito varias veces desde que empezó, careciendo de palabras para definirlo con exactitud, poseo tan sólo la vaga impresión de que es una especie de blanco. Para mí siempre el vacío ha sido blanco, vaya usted a saber por qué, y es blanco lo que parece llenarme, y es contradictorio que un sentimiento vacuo me llene, pero eso es lo que ocurre. No es el vacío que a uno le consume desde adentro como a una botella demasiado débil para soportar tal vacuidad, no, es un vacío que de alguna manera llena sin ser nada, dejando una desazón extraña. Todo lo demás que pueda yo sentir se aparece superfluo y cualquier ráfaga de viento se lo llevará y lleva de hecho.

Será acaso que la desesperanza comienza a llenarme más y más como se llena presa tras presa donde hasta que la anterior no se ha desbordado no comienza el llenado de la siguiente. Figura ridícula se me ha ocurrido, a pesar de mi vejez no he vivido tanto como para tener un repertorio de analogías que se pueda envidiar.

Me despido por esta noche, nos veremos pronto.

PS: Es una noche estrellada... ¿será un buen augurio?

2 Comments:

Blogger Nachitaxxx said...

esperemos que lo haya sido, nene
muchos besos, y espero que esta haya sido una menos melancolica navidad
muchos besos

20:40  
Anonymous Lizzy said...

Así pasa, los primos, el ajetreo, la comida especial e incluso un viaje para visitar parientes...todo aquello era el preámbulo para una noche llena de luces y ruidos a fuera. Muchos regalos. Y una hermosa sorpresa por la mañana, ahí junto a mi juguetes que había anhelado durante meses. A veces faltaba alguno, a veces sobraba algo. Pero el despertar y encontrar esas cosas era mágico. Hoy desperté y no había nada. Ya van algunos años así. Es triste, la magia desapareció.

22:15  

Publicar un comentario

<< Home