Desde el Estigia y a través del Leteo.

Soy Pepe y estoy aquí, ¿puedes verme? Sólo quiero mirar y hablar un poco, mirando a través del río terrible que es el Estigia, y pasando con cuidado por el Leteo, que en cualquier momento y descuido se comerá todos los recuerdos.

Mi foto
Nombre: Pepe
Ubicación: Ninguna, Región este.

Érase yo, y me perdí, desde entonces vago. Me gusta platicar, me gusta admirar, me gusta contar, y si no hay nada más, vamos a gritar. Si la tranquilidad es adecuada, dormiré, mayor delicia no hay.

lunes

Frágil y tenue luz.

Y Eliah... ¿tú me estabas escuchando?

Los domingos tienen un áura irreal, un aire de vigilia que no permite saber qué ocurre dándole una extraña densidad que lo hace percibir todo borroso... Parece un día muerto... o agonizante... Lo cierto, es que da una sensación extraña e intranquila, una paz pactada y tan fingida que hace pensar en cualquier momento se desatará algo tormentoso y terrible. Y con ese miedo transcurre el día, con esa sensación en el estómago de incertidumbre cierta de que en cualquier momento se quebrará la realidad...

Algo tienen los domingos...

Pasé acaso todo el día durmiendo, desperté y al mediodía dormía de nuevo... Comí y enseguida, un cansancio y hastío salidos de ningún lugar me hicieron añorar el onírico estado... Ahí fue donde se quebró...

Algo, la tranquilidad, se resquebrajó y estalló en miles de cristales fragmentados. Fui dejado solo en la inmensidad del todo y la nada, con esa horrible y ominosa sensación de que algo terrible no tardará en pasar.

Miras en derredor, todo está donde siempre ha estado, pero se siente irreal, como si sólo fuera una pantalla de ilusiones. Sabes que lo conoces, pero te parece ajeno. Te abrazas a tí mismo, el contacto de tus propias manos s lo único que reconoces, lo que te tranquiliza... Pero el saber que son tus propias manos, que eres sólo tú, sólo tú, tú solo, te devuelve la intranquilidad. ¿Qué está pasando? ¿Y por qué estoy solo?

Entonces, el mido que ya se ha apoderado de ti, un miedo de todo lo incierto te da la seguridad de que todo acabó, y en un instante transcurren mil ideas por tu cabeza de todo lo que no pasó, pasa, ni pasará. Mentira. No transcurre ni una sola idea. Pero la nostalgia por cada una de ellas se aglomera en una sola que te llena por completo.

Y la luz que entra por las ventanas se nota apagada, demasiado tenue, como si estuviera demasiado nublado (y sales para ver que no hay una sola nube en el cielo), y la tranquilidad del ambiente te asusta... No por tranquilo, sino porque nunca lo está... ¿Es una mala señal?

Pero no...

Y nada pasa...

Todo sigue como siempre...

Ya se te pasará...

Ya se me pasará...

Pero...

Después...

Pasará de nuevo...

De nuevo.



Nos vemos.

3 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Un conejo saltarin se paseaba por aqui (8)

y saluda al mostro antes de irse a cenar(8)

22:09  
Anonymous Lizzy said...

Cómo se ansia el sueño, y las nubes cargadas de agua.

Aunque ahora sólo ansio el no sentir el dolor. Lo demás es...¿ganancia? simplemente es preferible

19:17  
Anonymous Anónimo said...

Nancy a visto su espacio...muy agradable muy agradable...para no ponerme cursi le doy unas palmadas en la espalda mientras que en mi interior no expreso del todo y como quisiera mi admiración.

11:26  

Publicar un comentario

<< Home