Desde el Estigia y a través del Leteo.

Soy Pepe y estoy aquí, ¿puedes verme? Sólo quiero mirar y hablar un poco, mirando a través del río terrible que es el Estigia, y pasando con cuidado por el Leteo, que en cualquier momento y descuido se comerá todos los recuerdos.

Mi foto
Nombre: Pepe
Ubicación: Ninguna, Región este.

Érase yo, y me perdí, desde entonces vago. Me gusta platicar, me gusta admirar, me gusta contar, y si no hay nada más, vamos a gritar. Si la tranquilidad es adecuada, dormiré, mayor delicia no hay.

jueves

Imaginación ignorada.

Frank, ¿qué ha sido de la imaginación?

Me encontré a una persona que me recuerda a mí, y me ha recordado cosas de mi pasado. Cosa curiosa es que son cosas de mi pasado que todavía no pasan, que siguen conmigo. ¿No me explico? Recordar que comía manzanas en el pasado, es parecido más no igual a recordar que sigo comiendo manzanas desde el pasado. Qué razonamiento más raro.

Mi abuela solía tener una casa muy grande y en aquella casa yo solía pasear por los pasillos, por los pasillos cuando estaban solos. Pues es cosa que aún me asombra que caminando la mente parece trabajar a la par de los pies. Y así, mientras caminaba con la vista perdida en el suelo (que es donde mayor inspiración parece haber) imaginaba mil historias y me oía a mí mismo recitar diálogos que creaba. ¡Y no fuera a ser que alguien me viere! Si eso pasaba, quitaba la vista del suelo, cesaban mis murmullos y fingía estar yendo a alguna parte (cosa por completo falsa si me lo permiten).

Desde entonces han sido tiempos de fantasía que con mi imaginación forjo.

Ya grande las cosas se ven diferentes, me siento tentado a dilucidar un texto que ponga de manifiesto la naturaleza entonces efímera ahora constante de mis infantiles divagaciones, más no es así, ¡no lo es! Sigo caminando con el mismo ritmo, sigo pensando en las mismas cosas, sigo imaginándome en las mismas escenas, sigo viendo a la fantasía igual. Y eso aunque el mundo se siente diferente de niño, y es que algo tiene el tiempo que se nota distinto, y no soy yo el que este misterio haya logrado aclarar.

Dicen que la imaginación no hace mucho escándalo, y es que habla bajo y en este mundo de ruidos es difícil distinguirle. Por eso también es fácil extraviarla, porque mientras la vida se camina se va quedando atrás y más atrás, y habla en suspiros y no le escuchamos. Y al voltear atrás, por fin echándola de menos, la hemos perdido de vista. Gran tragedia, ella sigue ahí pero hemos olvidado como verle, nos sigue hablando pero fingimos son cosas de dementes. Es triste la realidad, es triste cuando no hay fantasía, cuando suponemos la imaginación abandonada en algún pasaje de la niñez y no queremos admitir su vuelta a nuestro lado.

Imaginación que siempre me acompañó, que no puedo concebir vida con tu ausencia, en mi mente suena por tu mano una canción, una elegía que te dedico en este día atroz...

Nos vemos.

PD: Tengo una extraña confusión con la palabra imaginación, pues siendo femenina tiendo a sentir que es hombre, y la fantasía es mujer. ¿Qué cosas raras pasarán en mi cabeza?

1 Comments:

Blogger maru said...

Para mí la imaginación es como una madre, yo le di la vida, pero ella me está criando. Es una relación muy estrecha, por lo mismo, es lo único que no pierdo de vista.

21:58  

Publicar un comentario

<< Home