Desde el Estigia y a través del Leteo.

Soy Pepe y estoy aquí, ¿puedes verme? Sólo quiero mirar y hablar un poco, mirando a través del río terrible que es el Estigia, y pasando con cuidado por el Leteo, que en cualquier momento y descuido se comerá todos los recuerdos.

Mi foto
Nombre: Pepe
Ubicación: Ninguna, Región este.

Érase yo, y me perdí, desde entonces vago. Me gusta platicar, me gusta admirar, me gusta contar, y si no hay nada más, vamos a gritar. Si la tranquilidad es adecuada, dormiré, mayor delicia no hay.

viernes

Babel.

Karl, estoy en blanco...

Sigo caminando, sigo tosiendo, continúo escuchando, y de pronto, me doy cuenta que estoy en blanco. Siento que todo me es extraño, de haber llegado de un mundo distante en calidad de observador, me sentiría igual. Desorientado, sin saber qué pasa, pero en movimiento, eso es básico para la sobrevivencia: aunque no sepas que pasa, no te quedes parado. Y eso ni siquiera lo hice consciente, cuando me di cuenta ya lo estaba haciendo, y por fuerza similar a la costumbre, seguí así.

De pronto me he sentido humano, eso es lo que acaso me desconcertó. En un instante, tenía esa calidez en el pecho, ligera, confortante. Sintiendo. Y me alegra sentir, pero... no entiendo nada de lo que pasa...

Siento que no entiendo nada, veo que no puedo articular ninguna idea, que me es imposible hablar un enunciado coherente mientras todos se expresan con palabra fluida y ágil. Si trato de habar, mi voz vacila, mi voz se traba, mis voz es demasiado baja para ser escuchada. Pero, y también es cierto, no tengo nada qué decir.

Y me siento un poco desorientado, no sé a donde ir ni a donde puedo ni nada. Sólo estoy parado y ya.

Porque aunque camine, si no hay rumbo, es como estar parado en medio de un desierto blanco sin punto de referencia, sin sol, sólo una luz blanca y penetrante que viene de todas partes.

No sé qué pasa...

Y me siento perdido, recuerdo todo lo aprendido, sigo teniendo las mismas habilidades de siempre, y sin embargo el sentir que no estoy en ninguna parte y a ninguna parte voy me acompaña.

Creo que he perdido el rumbo... ¿me he dado cuenta que nunca lo tuve? Porque comprendo que el camino más elemental, no el de la profesión o la familia o la sociedad, el del ser, del que siempre estuve tan seguro, se esfumó y no dejó rastro.

Perderte a ti mismo...

¿Será es lo que me pasa?

Nos vemos...

1 Comments:

Anonymous Other said...

Sale el sol, aunque sea un poco , es suficiente para entender que no estas perdido, sigue el rayo tibio y pretende que es Dios

23:43  

Publicar un comentario

<< Home