Desde el Estigia y a través del Leteo.

Soy Pepe y estoy aquí, ¿puedes verme? Sólo quiero mirar y hablar un poco, mirando a través del río terrible que es el Estigia, y pasando con cuidado por el Leteo, que en cualquier momento y descuido se comerá todos los recuerdos.

Mi foto
Nombre: Pepe
Ubicación: Ninguna, Región este.

Érase yo, y me perdí, desde entonces vago. Me gusta platicar, me gusta admirar, me gusta contar, y si no hay nada más, vamos a gritar. Si la tranquilidad es adecuada, dormiré, mayor delicia no hay.

viernes

Viaje... de regreso.

Frank... ¿a dónde volver?

La carretera sigue... ¿por qué nunca termina? Sigue... una y otra vez... a cada momento un poste... los cables suben y bajan... hipnóticos... Paisajes que no volverán, lugares que nunca conoceré... sólo les veo de paso, sólo sé que están ahí... sólo eso...

Un sentimiento de estar abandonando algo querido... a través de la ventana mi reflejo me lo recuerda: ¿a dónde voy? De regreso... ¿A dónde? Sólo siento que estoy dejando algo, que acaso no volveré... cambio de lugar, viajo, pero sólo siento que me alejo de aquel lugar que me es querido...

No me gusta viajar... ¿a dónde tengo que ir que no puedo posponer el viaje? ¿A dónde tengo que ir que tengo que hacer el viaje? Todo es complicado... el camino... el tiempo... el limbo...

Y voy para allá...

No quiero...

No quiero irme...

Pero aún así...

Viajo...

Espero algún día pare...

Algún día...

Nos vemos.

1 Comments:

Anonymous Lizzy said...

Esos cables subiendo y bajando. Recuerdo cuando el temporal de invierno llegaba era hora de partir hacia el norte. Extraño, usualmente la naturaleza migra hacia el sur a estas alturas del polo. Y ahí iba... en la ventana del tren, en la del autobús, en la del carro, observándolos en su ir y venir, arriba abajo. Algún que otro interrumpido y me preguntaba ¿algún lugar no tiene luz por él? ¿o teléfono? ¿Realmente servirán? Cuando menos pensaba otro poste interrumpía el camino de ascenso y la reflexión de súbito. A veces tenían felices pájarracos. Desde la ventana de los aviones no se ve nada, el tiempo ahorrado se te cobra en experiencias visuales. Juro que una vez vi una persona colgada, desde el tren, a la altura de la primavera, pero nadie me iba creer. Era sólo una niña viendo por la venana hacia el viaje...de regreso

00:13  

Publicar un comentario

<< Home