Desde el Estigia y a través del Leteo.

Soy Pepe y estoy aquí, ¿puedes verme? Sólo quiero mirar y hablar un poco, mirando a través del río terrible que es el Estigia, y pasando con cuidado por el Leteo, que en cualquier momento y descuido se comerá todos los recuerdos.

Mi foto
Nombre: Pepe
Ubicación: Ninguna, Región este.

Érase yo, y me perdí, desde entonces vago. Me gusta platicar, me gusta admirar, me gusta contar, y si no hay nada más, vamos a gritar. Si la tranquilidad es adecuada, dormiré, mayor delicia no hay.

sábado

Vals.

A mi querida Eliah (estoy enojado contigo Frank):

"El vals es un ritmo musical bailable. Su característica más significativa es que sus compases son de tres tiempos, es decir, de 3/4. En el compás del vals, el primer tiempo siempre se es considerado como el tiempo fuerte, y los otros dos son débiles. Así, el patrón es: F, d, d; F, d, d... etc. Aunque el Swing siempre es el ritmo más usado (el cual es de 4/4, en patrón F, d, F, d) Chopin, el gran pianista polaco, aportó una cantidad de excelentes valses para piano."

No soy un fanático del baile, es más, me cuesta trabajo bailar (los que me conocen y conocen como bailo saben que no tengo el más mínimo ritmo en mí ni en ninguna parte de mi cuerpo), pero hay algo en el vals que me gusta. De manera romántica, pienso en en el gran salón, una mujer de cabello largo con un gran vestido y un hombre que la sujeta del talle (me gusta esa expresión, vaya usted a saber por qué). El ritmo y la forma en que se baila son sencillos, pero tienen su encanto, acaso por la misma sencillez, y tal vez por una razón evolutiva que hace que de este ritmo algo tan bello.

No me saco de la cabeza una canción con este irtmo, y las imágenes siguen, la pareja dando vueltas yendo y viniendo, por siempre, por la eternidad...

Pocas veces en mi vida he bailado, pero como a veces ocurre, nos encontramos en el callejón sin salida y hay que actuar... Fuera en una fiesta de alguna prima o en la boda de una tía, me encontré en la pista de baile. El vals resultó sencillo aún para mis obtusos pies (lo cual en ninguna manera significa ausencia de pisotones o pasos en falso o cualquier similitud) y, lo admito, me divertí. Es lo que ocurre, cuando se lleva una vida alejado de alguna necesidad esencial, el momento del desahogo es legendario.

Leí alguna vez que los ritmos tienen un efecto determinado en el oído que nos hace sentir la necesidad de mover el cuerpo, sea accidente fatídico (o afortunado), algo pasa y ocurre. ¿Será un extraño momento de trance donde al acompasar cuerpo y ruido nos unifica al entorno?

Sería la imagen romántica de mi cabeza, el ritmo cadencioso que subordina al cuerpo o cualquier otra razón la que rinde mis deseos ante el vals y me hace hablar ahora de él. No sé lo que fuere, sé que así es, entonces, no me queda más que rendir honor, bajar la cabeza, tender la mano y al tiempo decir:

¿Bailamos?


Hasta pronto, nos vemos.

3 Comments:

Anonymous la muy pilla said...

Eliah se lo pasa todo el día escuchando música, pero no me lo imagino escuchando valses.
Yo tengo a mi pollo real y mi vestido amarillo para esas ocasiones, lástima que no aparecen las flechas en el cielo, aunque el pasto se siente rico, rico...
¿Por qué ni invitas a alguna de ellas a bailar? Jaja, si me invitas a mí, puedo bailar de lejos.

¿Qué pasó con Karl?, ¿qué pasó con Federico?, ¿qué pasó con lo que el viento se llevó?

PS: Leer y preguntar, leer y preguntar, leer... ¿y qué más tenía que hacer?

18:41  
Blogger Nachitaxxx said...

bailemos...
me gusta el bals, sobretodo porque con las vueltas, el resto pierde sentido...
un dos tres, un dos tres...
besitos., gracias por el post... me dejo, por algun extraño motivo, con felicidad en el corazon
^^

20:28  
Anonymous Lizzy said...

Así es, es una danza sencilla, pero en esa sencillez radica su complejidad, además de su encanto.

23:07  

Publicar un comentario

<< Home