Desde el Estigia y a través del Leteo.

Soy Pepe y estoy aquí, ¿puedes verme? Sólo quiero mirar y hablar un poco, mirando a través del río terrible que es el Estigia, y pasando con cuidado por el Leteo, que en cualquier momento y descuido se comerá todos los recuerdos.

Mi foto
Nombre: Pepe
Ubicación: Ninguna, Región este.

Érase yo, y me perdí, desde entonces vago. Me gusta platicar, me gusta admirar, me gusta contar, y si no hay nada más, vamos a gritar. Si la tranquilidad es adecuada, dormiré, mayor delicia no hay.

miércoles

Pérdidas.

Aló Frank, ha pasado tiempo...

Amenaza tormenta, la luz se irá una o varias veces, me pregunto si tendré tiempo de acabar de escribir. Siempre me estoy preguntando cosas, ¿verdad? Tal vez debería dejar de hacerlo para un cambio... Pero odio los cambios, has de saberlo.

Muchas veces he escuchado que "nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido", como toda sabiduría popular en forma de refrán, ya ha tenido un largo tiempo para comprobarse y, cuando menos, obtener un puesto como verdad respetable.

Si hablamos de dichos populares, les recomiendo el segundo capítulo del sexto tomo de XXX-holic, un muy buen manga con dibujo estilo Art Nouveau, a blanco y negro (sin grises) y con toques de leyendas japonesas.

Y hablaba de las pérdidas...

¿Nunca les ha ocurrido que se hacen conscientes de pronto, casi sin saberlo, de algo que se ha ido? Pasa con la niñez, es el ejemplo típico. Se va poco a poco, y de pronto desapareció. Para algunas personas, sin embargo, el cambio es un poco más drástico... Algunas veces también ocurre que al voltear atrás, se logra reconocer un punto crítico que fue el causante de todo. Hay tantas maneras para lo mismo.

Hay cosas que van y vienen, pueden cambiar de rostro y ropaje, pero llevan el mismo nombre. Eso pasa con las personas. Sí... con las personas... Creo tener un amigo, al cual sólo veo muy de vez en cuando al cual reconozco como en antaño después de que se fuera. Pero las cosas han cambiado parece... sí, cambiaron.

En estos momentos en que he perdido el ánimo (por depresión y desfases químicos según una amiga) me podría dar por la nostalgia, pero me da más por entristecerme por el futuro... Y lo más triste es que aún no llega pero ya me lamento por él.

El pasado me ha confirmado que el futuro nunca es lo que de él se espera, siempre es demasiado real, ni una pesadilla viva ni un presente soñado, se parece bastante al diario de la vida. Tal vez eso me desanime un poco, siempre es lo mismo después de todo. Siempre las mismas mañanas, los mismos honores para el ayer y expectativas para el mañana.

Y lo único que se pierde, es la vida... y acaso el alma, dado el caso de que existiera.

Las nubes se fueron oscureciendo poco a poco y entre un rugido que no cesa ni por un momento, me despido.

Nos vemos.

PD: Fue propósito mío no mostrar mi lamentable y depresiva faceta, no lo logré... Disculpa Frank... Y sí, a quien debo pedir disculpas, es a mí.

1 Comments:

Anonymous Lizzy said...

Si, las cosas se escapan de entre las manos, como agua, como instantes, como el amor y la vida.

Es cierto la niñez cuando menos piensas y mas te pesa, descubres que se marchó para no volver...jamás

00:24  

Publicar un comentario

<< Home