Desde el Estigia y a través del Leteo.

Soy Pepe y estoy aquí, ¿puedes verme? Sólo quiero mirar y hablar un poco, mirando a través del río terrible que es el Estigia, y pasando con cuidado por el Leteo, que en cualquier momento y descuido se comerá todos los recuerdos.

Mi foto
Nombre: Pepe
Ubicación: Ninguna, Región este.

Érase yo, y me perdí, desde entonces vago. Me gusta platicar, me gusta admirar, me gusta contar, y si no hay nada más, vamos a gritar. Si la tranquilidad es adecuada, dormiré, mayor delicia no hay.

miércoles

Lluvia y quejas... nada más.

Karl... ¿recuerdas las lluvias de la niñez...? Yo las recuerdo... eran frescas, y olían a vidrio.

Llover era, cuando yo pequeño, un evento de pocas veces al año. Recuerdo era poco frecuente. Tres o cuatro lluvias al año... Si tú llegas y me dices "de tal año a tal año en Zamora llovió bastante, casi a diario" yo te respondería "el tiempo de un niño es extraño... para mí... y así fue en verdad, llovía poco..."

Llover por alguna razón significaba vagar por la sala de la casa. Pienso que tal vez tenía ganas de salir a la calle a jugar, pero, con lluvia, no se puede. Así que me paseaba como una pequeña bestiecilla por la sala. Y las cortinas, siempre tan ligeras, de esas que apenas filtran un poco, se movían en grandes olas. Yo llegaba a ellas y me pasaba del otro lado, del otro lado había cristal. Y me repegaba a él. Quería observar lo más cerca posible la lluvia... y miraba el jardín que recibía la lluvia, su comida. Y mi naríz ató todo en un sólo paquete. La lluvia huele a vidrio, a frío cristal. Y tiene una sensación vaporosa de suaves cortinas. La lluvia.. es eso.

~Se han acabado las vacaciones y no logré nada de lo que me preopuse. Y la verdad no me importa. No hice nada importante. ¡Ah cierto! Sí acabé una acuarela que no me agradó del todo, y comencé un acrílico que a diairo me mira incompleto. Reviso los montones de hojas dibujadas... son tantas... No puedo evitar sentir que a pesar de no hacer nada de lo que preveí... voy a tiempo... es una sensación extraña... digo, no debería de estarla sintiendo. La prgeunta es, ¿me siento tranquilo porque voy al paso que debo? o ¿me siento tranquilo porque a pesar de mis horribles faltas pues es mejor pensar que las cosas están bien -lo menos que requeriría es un ataque de pánico-?~

La bicicleta... quisiera andar en biccileta de nuevo... lo extraño... Andaba mucho en bicicleta de niño, la velocidad, la tranquilidad, los juegos... AHora que voy a Zamora, por todos lados hay pubertos en omtocicletas... me da pena... y me alegra pensar que en mis tiempos, por lo menos, pude andar tranquilo ne bicicleta... Incluso cuando acabab de llover, con los charcos y el olor de lluvia... Y el aire, porque el aire de lluvia es diferente... Huele rico. Y se siente así.

Una computadora... por años y años no me importó mi PC. Podía hacer todo lo que necesitaba. Era feliz. Soy feliz. Pero me llegó por fin el momento de la ambición. Sin embargo esa ambición ya fue alimentada y burlada... De nuevo empieza a engordar, pero ya hay razones para pensar que es mejor desistir y matarla de hambruna. Desearía no desear... y he ahí el primer error, sigo deseando.

Me ha estado doliendo un poco la cabeza... corrijo, nome duele, sólo se me embota y me mareo... un mareo de cansancio... o eso me aprece... trato de dormir bien, trato de comer bien... pero nada... Será que por fin llega mi hora...

Ojalá no me aterrará irme... así podría irme temprano.

Nos vemos.

2 Comments:

Anonymous Lizzy said...

Olor a lluvia...
Recuerdos,
añoranzas..
¿Por qué pasado?

22:14  
Anonymous Anónimo said...

Mientras tu tenías tu lluvia yo la mia, la mia silenciaba todo, no había ruido, los niños se metían a sus casas, las señoras dejaban de pasar por el frente, no había trafico, me quedaba sola, en silencio frente a un vidrio empañado, en el pintaba una sonrisa,frente a mi cara.

16:04  

Publicar un comentario

<< Home