Desde el Estigia y a través del Leteo.

Soy Pepe y estoy aquí, ¿puedes verme? Sólo quiero mirar y hablar un poco, mirando a través del río terrible que es el Estigia, y pasando con cuidado por el Leteo, que en cualquier momento y descuido se comerá todos los recuerdos.

Mi foto
Nombre: Pepe
Ubicación: Ninguna, Región este.

Érase yo, y me perdí, desde entonces vago. Me gusta platicar, me gusta admirar, me gusta contar, y si no hay nada más, vamos a gritar. Si la tranquilidad es adecuada, dormiré, mayor delicia no hay.

miércoles

Juego, todo es un...

Elyah... vamos a jugar.

“Todo es un juego.
Aquellos que dicen que
hay que tomarlo en serio,
no les gusta perder.
Los otros, los que se divierten,
son los que juegan en serio.”


Y al principio, la vida era un juego, y Dios vio que era bueno.

¿Cómo transcurrieron esos días infinitos de la infancia? Recuerdo que fueron muchos días, recuerdo que cada vez que me detenía a hacer cuentas de la regresiva hacia la desgracia (el final de mi niñez) me tranquilizaba sabiendo que faltaba mucho tiempo más, y cada día era una vida por sí mismo.

¿Cuál era el secreto?

¿O era un truco, un engaño?

¿Y si tan sólo fuera el juego?

El juego que lo consumía todo y en todo se convertía. Todo lo era, todo lo llenaba y desbordaba. Eso debió ser la Vida.

Y ahora, tratamos de tomarlo en serio, todo en serio, hay que vivir en serio, ¿y qué han conseguido con ello? ¿Qué ha sido de mi vida ahora que la tomo en serio?

Se volvió pesada, se volvió insípida, siguió eterna y fugaz, pero se invirtieron los papeles. Antes el día era fugaz, pero la vida era eterna. Ahora el día es eterno, y la vida es fugaz. Existía el mañana, ahora el mañana ya no existe, ya pasó.

¿Y qué pasó cuando decidí volver a jugar?

Me miraron como loco.

Me auguraron desgracias.

Apartaron la mirada con asco.

¿Y qué es lo que yo sentí?

Que aún podía jugar.

Que en realidad no pasaba nada.

Descubrí, de nuevo, que todo en la vida, es un juego.

Y aquellos que juegan, son los que hacen las reglas, los que manejan las fichas.

Aquellos que lo toman todo en serio... es con quienes se juega.

¿Pero y si las cosas no salen como quiero?

No importa, después de todo, se trata de un juego. Habrá que aprender a perder, ¿no?

Nos vemos.

2 Comments:

Anonymous Lizzy said...

Híjoles...
espero que no juegues conmigo. Y no es que no me guste jugar pero me desepera todo después de un rato, aún el juego, y me voy al polo opuesto.
No os amargueis...si no.... terminaremos jugando contigo.
Salud y saludos

22:16  
Anonymous Anónimo said...

Pues como te decía, se llama sinrome de Peter Pan, creo que lo malo del asunto es que sufras.
No sufras deja que las cosas sean y espera la madurez cuando llegue con gusto, los que maduran a fuerzas dejan de disfrutar la vida (piensan que eso es la madurez)
vuelveté viejo, pero no dejes de ser niño y caminar como malo.

00:32  

Publicar un comentario

<< Home